Infodapquim 38  
  NOTA CENTRAL
Los movimientos horizontales y verticales de los roedores en las ciudades
 
nota central   Los movimientos horizontales y verticales de los roedores en las ciudades

Como Uds. probablemente ya saben, los tres roedores comensales están considerados como el grupo más exitoso de todos los mamíferos. Parte de su éxito proviene de su habilidad para utilizar nuestras ciudades y edificios a lo largo de planos tridimensionales. Para decir esto en términos topográficos, la rata de Noruega, la rata de techo y el ratón doméstico pueden vivir y/o trasladarse por la superficie, el subsuelo y por niveles superiores.

Por Bobby Corrigan PCT
Las ratas de superficie en las ciudades, por ejemplo, son aquellas que vemos ocasionalmente por los cordones de las veredas, corredores, y en algunos terrenos baldíos. Las del subsuelo son aquellas que viven y viajan debajo de nuestras calles, parques y edificios, en las cloacas y subterráneos, o por alguno de los varios sistemas de servicios bajo la tierra. Las de niveles superiores anidan o utilizan áreas por encima del nivel del suelo tales como techos, altillos, áticos árboles, cielorrasos suspendidos o similares.

ADAPTABLES EN CUALQUIER PLANO.

La rata de Noruega
(o rata parda) es, por naturaleza y por origen, un roedor socavador y habitante de cuevas en la tierra. Por ello, en las ciudades de clima templado donde esta especie prevalece, cualquier espacio de tierra no compactada en el ambiente urbano, en donde se den ambas situaciones de alimento disponible (basura o desperdicios) y refugio (pilas de chatarra, maleza densa, arbustos, hiedras rastreras, etc.) son vulnerables a invasiones de ratas desde el principio de la primavera hasta comienzos del invierno. Tales espacios de tierra incluyen los perímetros de edificios, parques, canteros, espacios verdes, terrenos baldíos y, por supuesto, parques urbanos de diferentes dimensiones, desde plazoletas hasta parques de varias hectáreas.

La rata negra (Rattus rattus), por otra parte, es también conocida como “rata de techo” por su propensión a anidar y trasladarse por las alturas y lejos del suelo. A veces la “rata de techo” es una “rata de árboles” o arbórea. Por lo tanto es una especie de “suprasuperficie”.

Al ratón casero (Mus musculus) se lo puede encontrar ocupando virtualmente cualquier tipo de área: a nivel del piso, en cuevas en la tierra, en rincones y grietas de los edificios, bajo tierra en los subterráneos y otras superficies de servicios, o en planos superiores como cielorrasos y áticos.


ratas
En general, la mayoría de los roedores en las ciudades permanecen cerca de las Fuentes de alimento que descubren, siempre que haya lugar donde refugiarse y que la fuente de alimento sea segura. Pero todos los roedores domésticos anidarán y se trasladarán horizontal y verticalmente, y cualquiera de las tres especies puede estar en cualquiera de las tres dimensiones dependiendo de la situación local y de varios factores ambientales que afecten a la distribución de su comida, agua y refugio. Las ratas de Noruega pueden habitar en los pisos superiores o en cavidades más arriba del nivel de las puertas y se han encontrado ratas de techo infestando sistemas cloacales en algunas ciudades.

MODELOS DE ARRIBA Y ABAJO.
Entonces, ¿cuáles son las causas para que una colonia de roedores se disperse de un área a otra, o para que se desplacen horizontal y/o verticalmente? ¿Cómo procuran su alimento, se dispersan o migran en un formato tridimensional? Veamos alguna de las razones más comunes que motivan estas conductas.

1. Dinámica de basura y desperdicios. ¿Qué ocurre cuando las calles, caminos de los parques, vías férreas de los subterráneos, etc., son limpiados en una base regular durante el curso de una semana o un mes? Bueno, por lo menos durante una semana o dos, y dependiendo de las reservas de alimentos en la madriguera, las ratas pueden buscar su alimento en algún otro lugar hasta que aparezcan nuevos desperdicios. En una estación de subterráneos, por ejemplo, las ratas se pueden trasladar a la mano opuesta de las vías. O también pueden viajar verticalmente al nivel de la superficie, o tal vez hacia abajo hacia la próxima línea cloacal.

2. Migraciones verticales estacionales. En las regiones menos templadas del mundo, las zonas de la superficie exterior son menos favorables para las ratas de la ciudad. Las calles pueden estar cubiertas por nieve y algunas zonas de la tierra congeladas. El invierno también hace que haya menos gente por la calle paseando o comiendo afuera y por lo tanto hay menos comida disponible. Las ratas de superficie durante el invierno pueden encontrar más cómodo pasar su tiempo en zonas más cálidas y aventurarse al área cercana del sistema de trenes subterráneos, a alguna línea de cloacas conveniente o a alguna otra infraestructura subterránea. Cuando la temperatura se eleva, o con la llegada de la primavera, pueden invertir el sentido de sus viajes. Tales viajes constituyen verdaderas migraciones para los roedores urbanos.

3. Superpoblación. Como todos sabemos, cuando hay alimento y abrigo abundantes en un área determinada, las colonias de roedores crecen. Eventualmente la madriguera de la familia se torna superpoblada. Entonces los roedores jóvenes comienzan a aventurarse fuera de la “casa paterna” en tentativas de encontrar territorios desocupados (p.ej. áreas no infestadas) donde tendrán alimento y espacio para desarrollar exitosamente sus familias (¿les suena conocido?). A veces, estos nuevos roedores independientes son los primeros miembros de una nueva infestación en un barrio (llamados “fundadores”).

Otras veces estos roedores independientes dispersos siguen las huellas olorosas de orina y heces de los actuales o antiguos roedores (incluyendo talvez a sus “ancestros”). Puede ser que estos roedores encuentren lugares libres en altura, por debajo o simplemente en la zona que fue previamente ocupada, pero que por alguna razón ahora está disponible (p.ej., los ocupantes anteriores fueron exterminados por acción de campañas de control de plagas). O bien, los aventureros independientes pueden seguir olores atractivos o temperaturas creadas por el ambiente local tales como recipientes de basura, canastos, olores de comidas provenientes de la ventilación de departamentos o algún restaurant o bien corrientes de aire cálidas asociadas con los subterráneos o líneas de cloacas.

4. Construcción. Los proyectos de construcción o demolición pueden causar la ruptura de algunas colonias de roedores y de sus huellas establecidas. Pero en la actualidad, los roedores no son tan fácilmente dispersados a menos que la construcción o demolición impacte directamente en sus zonas de anidación o en sus recursos alimenticios. Cuando esto ocurre, los roedores pueden dispersarse en todas las direcciones buscando alternativas adecuadas para anidar y fuentes de alimentación similares a las que hemos descripto anteriormente en los casos de superpoblación. Algunas veces, los roedores encuentran lugares adecuados en las cercanías. Otras veces, se ven forzados a viajar distancias considerables. Algunas ratas pueden llegar a viajar unos pocos kilómetros en el curso de algunos días o semanas antes de encontrar un lugar adecuado donde establecerse. Una vez que la construcción se termina y el área se torna estable nuevamente, aquellas ratas que se mudaron a corta distancia pueden retornar al área original que ocupaban antes de la obra, siempre que haya refugio y alimento disponibles.

Entonces, los traslados de roedores en ambientes construidos son en ambos sentidos, horizontal y vertical en un plano tridimensional. Las ratas subterráneas en las ciudades pueden trasladarse a la áreas de superficie que cuenten con espacios adecuados de tierra disponibles, mientras que las ratas de superficie también periódicamente bajan a los subterráneos, cloacas, y varias otras superficies de sistemas infraestructurales (p.ej., conductos de cableado eléctrico, telefónico, etc.),

PONIÉNDOLO EN PRÁCTICA.
En un plano práctico, comprender los viajes de los roedores, sean verticales u horizontales, puede ayudar a guiarnos en un programa de manejo de plagas realmente efectivo. Es un error común entre los nuevos técnicos, por ejemplo, el centrar su pensamiento sobre los movimientos de los roedores en un solo plano horizontal, tal como las ratas en el sótano de un restaurant moviéndose solamente a nivel del piso y siguiendo las paredes. Pero los profesionales de plagas deben pensar en tridimensional. Ud, debe deducir desde dónde pueden estarse originando las colonias de roedores o hasta solamente algún individuo, y en qué huellas - horizontal o vertical - se alimentan diariamente. Esto es esencial en un programa de control de roedores por dos razones: Primero, porque nuestras estaciones de cebado y trampas son solamente efectivas si están bien colocadas (buen lugar de colocación = buen régimen de visitas) y segundo, cuando los reclamos de los clientes por roedores se tornan crónicos, el analizar las rutas de movimiento está entre los caminos más exitosos para identificar el origen del problema.

Y, como todo profesional de plagas experimentado señalará rápidamente, el ubicar la fuente de la infestación a través de la profunda observación y “trabajo de detective” y luego –cuando sea posible– su eliminación, es lo que verdaderamente distingue al experto en el campo que es la posición más destacada en cualquier empresa de control de plagas de primer nivel.

El autor es Presidente de RMC Consulting, Richmond, Ind. .

Traducción:
Carlos A. Bertomeu


Volver al Info

Dapquim
Quiénes somos
Dónde estamos
Dapquim Solidario
Contacto
Productos
Plaguicidas
Sist. de Aplicación
Recipientes y Trampas
Disuasivos
Elem. de seguridad
Búsqueda por plaga
Servicios
Consultoría
Capacitación
Desarrollos Web
Links de interés
Novedades
Info Dapquim
barra_inf dapquim